logo
Martes 21 Febrero 2017

Nosotros

CBC, líderes y pioneros en información de proyectos de inversión en Chile

La Corporación de Desarrollo Tecnológico de Bienes de Capital (CBC) es un organismo técnico, de carácter privado y sin fines de lucro, con más de 45 años de trayectoria, y cuya actividad principal es apoyar e impulsar el desarrollo tecnológico e industrial de Chile.

Para cumplir con este compromiso, desde su creación en 1965 ha recogido directamente desde  las grandes empresas nacionales, provenientes de todos los sectores económicos, la información relacionada con sus proyectos de inversión de bienes de capital, con el objetivo de colaborar activamente en la disminución de asimetrías de información y el mejoramiento de competitividad que requiere la industria nacional y, en especial,  sus proveedores.

El prestigio, el profesionalismo, la seriedad y la calidad del servicio que la Corporación ha entregado  durante todos estos años le permiten contar con el respeto y confianza de más de 200 empresas e instituciones socias ubicadas en Chile, provenientes principalmente de la industria proveedora de bienes y servicios, grandes mandantes e instituciones vinculadas al ámbito productivo y comercial, entre otras.

Nuestros Socios

Contáctenos

Marchant Pereira 3188, Ñuñoa, Santiago de Chile
Código Postal: 7770447
Fono: (56 2) 2694 38 00, Fax: (56 2) 2225 69 50
Email: cbc@cbc.cl, Siguenos en

Glosario / FAQ

Si tiene cualquier duda puede visitar nuestras secciones de preguntas frecuentes y glosario

Noticias Externas

  • El candidato oficialista a la presidencia de Ecuador, Lenín Moreno, seguía liderando este martes el lento escrutinio de los votos de la primera vuelta electoral, pero a poco de terminar el conteo, la tendencia apuntaba a un balotaje con el opositor Guillermo Lasso en abril.Con el 93,8% de las actas escrutadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE), Moreno, un administrador de 63 años que padece de paraplejia, recibía el 39,18% de los votos válidos frente al 28,38% de Lasso, un ex banquero que busca por segunda vez la presidencia del país.Moreno, ex vicepresidente del saliente mandatario Rafael Correa entre 2007 y 2013, necesita un 40% de los votos válidos más una diferencia de 10 puntos porcentuales respecto a Lasso para obtener un triunfo en la primera vuelta electoral.La autoridad dijo el lunes que se tomará hasta tres días para tener resultados oficiales finales de la jornada electoral del domingo debido a inconsistencias en algunas de las actas, lo que ha despertado incertidumbre entre los ecuatorianos y denuncias de fraude.Dirigentes de partidos opositores y simpatizantes de Lasso permanecían por tercer día consecutivo en las inmediaciones del CNE, en Quito, para velar por la transparencia en el conteo de votos. Las protestas se han extendido paulatinamente a otras ciudades, incluida Guayaquil, la más grande del país."Mi pedido al pueblo ecuatoriano es que nos mantengamos en vigilia, pero en paz", dijo el martes Lasso a una radio local, al señalar que ya diseña la estrategia para la segunda vuelta.En los comicios del domingo, unos 9,8 millones de ecuatorianos acudieron a las urnas para decidir entre la continuidad del modelo socialista instaurado por Correa hace una década o un cambio de timón hacia una economía de libre mercado.A pesar de la diferencia de más de 10 puntos porcentuales que separan a Moreno de Lasso, el balotaje sería un duro revés para el oficialismo que, liderado por Correa, ha conseguido contundentes victorias en las urnas desde que asumió el poder en el 2007.Moreno, quien ha buscado desmarcarse del estilo confrontacional de Correa y de las acusaciones de corrupción que han salpicado su gobierno, pareciera resignado a definir la presidencia en una segunda vuelta electoral, luego de haber celebrado previamente su "triunfo" al conocerse los primeros resultados a boca de urna."Si es que hay una segunda vuelta será el pueblo ecuatoriano el que tome la decisión final", dijo la tarde del lunes el ex enviado de la ONU para discapacidad y nominado al premio Nobel de la Paz.Lasso, accionista del Banco Guayaquil, del cual fue presidente por casi dos décadas, ha pedido al resto de los seis candidatos opositores unirse para enfrentar a Moreno.Sin embargo, el banquero aún despierta recelo en parte de la población que lo asocia con la crisis financiera de 1999, que obligó a miles de ecuatorianos a emigrar dejando atrás un país sumido en el desempleo y la inflación.En los comicios del domingo también se votó por renovar los 137 miembros del congreso y los resultados oficiales preliminares mostraban al oficialista Alianza País a la cabeza con el 39% de las curules, seguido de la alianza de partidos de centro derecha, CREO-SUMA, que apoyó la candidatura de Lasso, con el 21% de los asientos. Bajada: Con el 93,8% de las actas escrutadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE), Moreno, un administrador de 63 años que padece de paraplejia, recibía el 39,18% de los votos válidos frente al 28,38% de Lasso, un ex banquero que busca por segunda vez la presidencia del país.Canal AE: Política & SociedadPolíticaPaíses: EcuadorTipo de nota: NoticiaTexto imagen: Moreno, ex vicepresidente del saliente mandatario Rafael Correa entre 2007 y 2013, necesita un 40% de los votos válidos más una diferencia de 10 puntos porcentuales respecto a Lasso para obtener un triunfo en la primera vuelta electoral.Autor: ReutersDow Jones: No IncluirNewsletter Industria: 

  • La obligada reacción de los actores políticos ante el gobierno de Donald Trump incluyó esta semana un hecho sugerente: la reunión del líder del PAN, Ricardo Anaya, con la canciller alemana Angela Merkel, en Berlín, el lunes 13.Por supuesto que importan y urgen las acciones del gobierno, Congreso y partidos a favor de los mexicanos que radican en Estados Unidos y que ahora afrontan xenofobia, racismo y persecución.Pero necesitamos adicionalmente comenzar a asumir que el muro de Trump es más que cemento. Que asistimos a una nueva realidad global y que entonces serán insuficientes el no rotundo a pagar la barda y las buenas intenciones de este lado de renegociar el TLCAN.Eso es lo que no terminamos de digerir: que de concretarse la geopolítica del habitante de la Casa Blanca, con el grito de “América, primero”, estaríamos ante un orden internacional que cancela nuestra condición de aliados históricos del Tío Sam.Frente a esta circunstancia, el encuentro de Anaya con la poderosa y más importante líder europea marcó el trazo de una ruta inevitable en la diversificación de nuestras futuras relaciones diplomáticas.La idea del llamado Joven maravilla, como se le conoce al panista desde sus días en la Cámara de Diputados, en la legislatura anterior (2012-2015), puso en evidencia varias cuestiones de índole personal, partidista, regional y, sobre todo, gubernamental. Vayamos por partes.Es claro que desde la comodidad de la oposición resulta más fácil sugerir propuestas de cómo afrontar a Trump. Pero es claro también que la iniciativa de Ricardo Anaya muestra su talento político y la capacidad de concretar escenas sugerentes, como ésa, la de su encuentro con Angela Merkel, una imagen que se coló a primeras planas y noticiarios de radio y televisión.A nivel partidista, la reunión da cuenta de los buenos oficios del secretario de Relaciones Internacionales del panismo, Marco Antonio Adame, un político profesional, así como de la relevancia que en esta coyuntura tiene la agenda de la democracia de centro que reivindican el PAN y CDU de Merkel: economía social, apertura económica frente al proteccionismo y los populismos de cualquier signo.Aglutinados en la Internacional Demócrata de Centro (IDC), ambos partidos ya habían refrendado sus coincidencias en el sexenio del presidente Felipe Calderón, quien construyó una buena relación con la canciller alemana.Pero la historia del PAN tiene otro antecedente: la prioridad que Carlos Castillo Peraza le dio a la relaciones internacionales con sus afines cuando fue dirigente nacional del partido.Sabemos que en su estrategia frente a Trump la dirigencia del PAN reactivará el diálogo con líderes del Partido Republicano, líderes sociales, académicos y del sector empresarial en EU y en desacuerdo con el filón antiMéxico de su gobierno.De manera que intenta recuperar la tradición que inició Castillo Peraza y, en sus primeras acciones, hace evidente la ausencia de las alianzas de México con América Latina.Y esa evidencia regional obliga a que nos despojemos de lugares comunes tan queridos por la retórica oficial como es el de la fantasmal solidaridad latinoamericana, esa que en ningún segundo se ha manifestado en esta coyuntura de Trump contra México.No se trata de llorar el silencio de los gobiernos y los políticos de la región con tono de reclamo y queja. Se trata de admitir que esos lazos románticamente descritos en los discursos de las visitas de Estado no se encuentran alimentados en la práctica cotidiana de la diplomacia latinoamericana.En este valemadrismo que los vecinos del sur han mostrado habría que sopesar  el hueco que dejó la muerte de Hugo Chávez, cuyo entusiasmo por el bloque bolivariano empujó con disciplina la retórica ahora diluida.De manera que resultó interesante que en el diseño mediático de su oferta frente a Trump, el presidente del PAN no cayera en el sentimentalismo latinoamericano.Por el contrario, Anaya asumió con pragmatismo la nueva realidad internacional y apuntó hacia la Unión Europea, donde México requiere fortalecer alianzas, evidenciando la falta de iniciativa que ahora padece la cancillería de Luis Videgaray, explicablemente concentrado en sortear las presiones de la Casa Blanca.Lo que hasta ahora sabemos de la conversación de una hora entre el líder panista y la canciller alemana ha sido relatado por él: ella recordó su vivencia de niña de siete años, cuando el Muro de Berlín dividió en dos a su país. Merkel le dijo a Anaya que es una convencida de que los muros no son la solución a los problemas y que en los países expulsores de migrantes deben atenderse las causas.Es la canciller que se enfrentó a los gobernantes europeos para defender que era un imperativo humanitario acoger a los cientos de miles de refugiados que huyeron de Siria y Túnez. En Alemania se alojó un millón. Necesitamos a Angela de nuestro lado, que nos diga que está con nosotros. Que la foto del panista con Merkel no pase de largo en la Cancillería.*Esta columna fue publicada originalmente en Excélsior.com.mx.Canal AE: Análisis & OpiniónPolítica & SociedadPolíticaPaíses: Estados UnidosMéxicoEuropaPersonas: Angela MerkelDonald TrumpLuis VidegarayAutor: Ivonne MelgarCita: Es la canciller que se enfrentó a los gobernantes europeos para defender que era un imperativo humanitario acoger a los cientos de miles de refugiados que huyeron de Siria y Túnez. En Alemania se alojó un millón. Necesitamos a Angela de nuestro lado, que nos diga que está con nosotros. Que la foto del panista con Merkel no pase de largo en la Cancillería.Posición Cita: 2Dow Jones: No Incluir

  • Hay dos debates políticos en curso sobre los escándalos de corrupción vinculados al caso “Lava Jato”. El primero gira en torno a la presunta relación que esos escándalos tendrían con el denominado modelo económico “neoliberal”. El segundo gira en torno a la presunta búsqueda de hegemonía regional por parte de la izquierda brasileña, a través de ese esquema de corrupción. En artículos sucesivos ofreceré algunas razones por las que creo que ambas son presunciones equivocadas.En cuanto a la relación entre corrupción y modelo económico, cabría decir que la estrategia de desarrollo seguida por Brasil difícilmente calificaría como neoliberal. Por ejemplo, ese país tiene una economía relativamente cerrada cuyo gobierno practica desde hace décadas políticas proteccionistas (y en parte por ello el comercio exterior representa una proporción relativamente pequeña del su PIB), y forma parte de un proyecto de mercado común (el Mercosur), que virtualmente no suscribe acuerdos de liberalización comercial.De otro lado, el Estado brasileño destinó durante décadas ingentes recursos a sus políticas industriales. Según Dani Rodrik, “Siempre que el gobierno favorece conscientemente unas actividades económicas sobre otras, está haciendo política industrial”. En el caso brasileño, estas además favorecieron a empresas específicas. En ocasiones ese tipo de políticas contribuyen a generar empresas competitivas en los mercados internacionales (como, por ejemplo, Toyota en Japón o Embraer en Brasil). Pero incluso en esos casos, las políticas industriales generan oportunidades de renta que inducen a las empresas privadas a competir por los favores del Estado (por ejemplo, el acceso a los créditos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social en Brasil), y no pocas veces esa competencia se da a través de prácticas corruptas.Podría añadirse que en tanto la mayor de las empresas involucradas en los escándalos de corrupción (Odebrecht), es una empresa familiar que no obtiene la mayor parte de su financiamiento en los mercados de capitales, su gobierno corporativo no está sometido a los controles que estos últimos suelen imponer. Pero Petrobras es una empresa que sí cae dentro de esa categoría y, como sabemos, está en el epicentro del caso Lava Jato. Ello para no mencionar empresas con un gobierno corporativo en apariencia ejemplar (como Volkswagen), parte del cual se confabuló para estafar a clientes y reguladores manipulando los registros de emisión de sus vehículos. Y en ocasiones reducir la participación del Estado en la economía genera nuevas fuentes de corrupción. La privatización de empresas públicas en algunos países árabes o poscomunistas por ejemplo, fue problemática por varias razones. De un lado, porque no obtenía la propiedad de la empresa quien hiciera la mejor oferta, sino quien tuviera mayor influencia política o quien pagara los mayores sobornos. De otro lado, porque en ocasiones se transferían al sector privado empresas monopólicas, con lo cual se transfería la oportunidad de obtener rentas sin necesariamente obtener a cambio ganancias de productividad. Por último, los recursos obtenidos a través de la privatización eran distribuidos entre los gobernantes y sus allegados.En general, si bien existen políticas específicas que crean mayores oportunidades para la corrupción (como, por ejemplo, los controles de cambios o de precios que existen en Venezuela), la variable fundamental para explicar su grado de incidencia sería otra: la existencia de contrapesos institucionales en el sistema político y, en particular, la existencia de un poder judicial autónomo y eficiente.       Canal AE: Análisis & OpiniónEconomía & MercadosFinanzasPaíses: BrasilChileColombiaEcuadorMéxicoPerúAutor: Farid KahhatEntidades: Odebrecht Participacoes e InvestimentosCita: En general, si bien existen políticas específicas que crean mayores oportunidades para la corrupción, la variable fundamental para explicar su grado de incidencia sería otra: la existencia de contrapesos institucionales en el sistema político y, en particular, la existencia de un poder judicial autónomo y eficiente.      Posición Cita: 2Dow Jones: Incluir